Besugo

Generalidades

Especie demersal, de cabeza pequeña y ojos muy grandes y saltones. Su cuerpo es ovalado, de color rosáceo con tonos rojizos el dorso y gris plateado el vientre y los lados. Presenta una mancha negra característica por encima de las aletas pectorales, en el inicio de la línea lateral, que en los ejemplares jóvenes no se encuentra. Puede llegar a medir hasta 65 cm. de largo y puede llegar a pesar más de 6 Kg.  Su alimentación es básicamente carnívora, alimentándose sobre todo de peces. 

Dentro de los pescados azules, el besugo es uno de los más magros con unos 2-5 gr. de grasa por cada 100 gr. de porción comestible. Esto significa que su valor calórico es moderado.

Al igual que el resto de los pescados, el besugo se considera una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, además de contener otros nutrientes como vitaminas y minerales. Entre las vitaminas destaca la presencia de las del grupo B como las vitaminas B3, B6 y B12.

En cuanto a su contenido en minerales, los más destacados son el potasio, el fósforo, el magnesio, además del hierro, aunque éste último en cantidad inferior comparado con las carnes.

Por su fácil digestibilidad, es un alimento especialmente recomendable para niños y personas mayores, así como para personas que tienen el estómago delicado.

El besugo se comercializa principalmente fresco y salvaje, aunque se está incrementando la cuota de mercado del besugo de acuicultura.

El besugo es un pescado de excelente sabor por lo que las preparaciones más sencillas son las que mejor realzan sus cualidades.

Admite múltiples modos de prepararlo, sin embargo las técnicas que se aplican con más frecuencia son el asado al horno, a la parrilla o en papillote, o el cocinado a la plancha, así como cualquier tipo de cocción sencilla que no camufle su sabor.

  • Besugo eviscerado
  • Besugo abierto s/separar c/c.
  • Besugo lomos C/C
  • Besugo lomos S/C